Un petirrojo en casa

Dentro de las muchas clases de aves que podemos tener como mascotas destacan los canarios y los periquitos autralianos, pero desde hace un tiempo atrás, el petirrojo se ha convertido en el favorito. Esta pequeña ave es oriunda de la mayoría de regiones de Europa, llega a medir solo 15 centímetros y se alimentan básicamente de insectos y de algunas semillas. Un petirrojo en casa Si nos gustan las aves y vivimos en un espacio no muy grande como para poder tener un perro o un gato, muchos pájaros pueden ser las mascotas ideales.  Sabemos de gente que tiene en sus hogares pericos australianos, canarios, loros, papagayos, cacatúas y hasta gallitos de las rocas. Todo está bien mientras podamos brindarle un sitio adecuado, alimentación y cuidados necesarios para que se mantenga saludable y con buena calidad de vida por muchos años.

Es verdad que son los canarios las aves mascotas por excelencia, pero además de ellos podemos tener en el hogar un pájaro petirrojo. Su nombre original es petirrojo europeo, y su denominación científica Erithacus rubecula, pero en términos generales esta pequeña ave se describe como una hermosa especie, que canta de un forma muy especial y que puede tenerse muy bien dentro de una casa.

Fácilmente pueden encontrarse en todas las regiones de Europa, especialmente en la parte meridional y occidental del continente, la mayor parte del año la pasan en centro del continente, y por temporadas migran hasta el norte del viejo continente y al norte de África.

Este pájaro es muy famoso en todo el mundo y solo llega a medir 15 centímetros, a diferencia de otras aves posee un pico bastante débil y resulta complicado diferenciar a los machos y a las hembras.

En casa podemos mantenerlos en jaulas de dimensiones medianas o pequeñas, aunque si se puede resultaría mucho más conveniente colocarlos en jaulones con plantas y malezas que son ideales para este especie cien por ciento insectívora.

Para ofrecerle una dieta más variada, se puede complementar agregándole semillas o lombrices pequeñas, y de vez en cuando darles preparados especiales para este tipo de aves que pueden adquirirse en cualquier tienda de mascotas.

Si se ha decidido tener un petirrojo en casa, lo más aconsejable es tener solo uno o una pareja en la jaula, ya que son aves muy violentas y hasta agresivas, que no logran convivir con muchos de ellos.

De bello plumaje color anaranjado intenso, destaca mucho su pecho y su cara sobre un plumaje pardo oliva. Sus ojos son grandes, redondos y oscuros, disfrutan de pasar tiempo también en los jardines o lugares donde se tengan abundantes plantas.

En conclusión, los pájaros petirrojos son una bella especie que se alimenta de manera sencilla y puede reproducirse sin tener mayores dificultades. El único problema es que no tienen una vida muy larga, superando apenas los dos años de vida.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ nueve = diecisiete