Consejos y cuidados prenatales para tu perra

A sí como también las mujeres tienen un control prenatal especialmente estricto cuando están en la dulce espera, las perras también deberían tenerlo. Si tu perra concibe y deseas que no tenga ningún tipo de problema llegando hasta el final habiendo tenido una preñez excelente y sin dificultades, es indispensable que tenga un cuidado pre-natal exitoso, además no solo por su salud sino también por la salud de su camada. Consejos y cuidados prenatales para tu perra Es necesario que la alimentación de tu perra sea rica y saludable, porque ella necesitará las vitaminas y proteínas necesarias para su eficiente embarazo, y así también sus crías tendrán una buena alimentación en el proceso de gestación.

En efecto ¿cómo sabes que tu perra está preñada? , si a tu perra le cambia el color de los pezones (rojizos), y puedes notar que le ha aumentado de tamaño sus glándulas mamarias y observas un abultamiento en el vientre, es porque tu perra está en la dulce espera y esto los puedes determinar casi ya en el último tercio de la gestación. Por ello es importante que al haber observado estos signos la lleves a su veterinario, él podrá hacerle a tu perra un ultrasonido para confirmar que se encuentra preñada y si es así sabrá que indicaciones darte para el bienestar de tu perra hasta el momento de dar a luz.

Cuando las perras se encuentran preñadas, al igual que las mujeres, tienen cambios hormonales, como náuseas, vómitos, además de esto, sucede que las perras se sientan susceptibles y por lo general hace que sean más cariñosas, y su sensibilidad se haga más perceptible tratando de llamar la atención de su amos; sin embargo cuando se encuentran frente a personas que no conocen se ponen furiosas, irritándose demasiado hasta con algún perro que observen pasar cerca de ellas.

Recuerda que, para que tu perra no tenga pérdidas de embriones es fundamental su alimentación, si observas que su estado es inapetente no te preocupes, porque después de tres semanas le dará un apetito voraz y cuando esto llegue procura que el veterinario te de un régimen alimenticio en base a una buena dieta para que tu perra no llegue al sobrepeso y a las finales tenga un parto doloroso. Además debes tener en cuenta que su digestión no será la misma por el ensanchamiento de útero.

Saca a dar un paseo suave a tu perra, como ejercicios para el estado en que se encuentra, recuerda que ella no puede hacer demasiado esfuerzo, y cuando esté a punto de parir resuelve que el lugar donde lo haga sea el indicado y se encuentre limpio. No olvides que el cariño y tu asistencia serán muy importantes para tu perra, hazlo siempre y luego verás el resultado de la maravilla de la naturaleza canina.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ cinco = doce